.

.

martes, 13 de noviembre de 2018

Asticlian Gambit - Sesión 30 (11/11/2018)

Shadow King


El grupo de prisioneros corría hacia su libertad mientras el sol despuntaba en el horizonte. Serían libres si no fuese porque son interceptados por las guerreras nibeneces. Marika, una templaria del Shadow King había sido enviada particularmente a buscar al grupo y llevarlos junto a su rey. Acceden de buena gana y son escoltados todo lo pacificamente que puede ser viajar rodeado de una veintena de guerreras de Nibenay. Cualquiera que sea enemigo de Lalali-Puy sería un buen aliado en este momento.


Una vez en la ciudad son llevados al Palacio Menor del Shadow King. Dentro del palacio son conducidos a una inmensa sala dónde se encuentra una réplica tallada con el mismo busto que el del Palacio Mayor. Al acercarse un brillo azul aparece en los ojos de la estatua y sus labios de piedra comienzan a moverse. El Rey Sombrío tenía una tarea. Tras leer la mente de sus "invitados" los interroga sobre la misión de encargo sobre el collar de la Diosa del Bosque, al parecer fue un regalo que le daría a la Reina Hechicera un desmesurado poder y sólo ella podría usarlo. Además aprenden que dicho regalo tuvo que ser cedido ante "El Dragón" o Lalali-Puy corría riesgo de destrucción. Pensar que una criatura puede exigirle algo a un Rey-Hechicero hace poner la piel de gallina a todos... los que tienen piel. 
Una típica calle Nibenece
El Rey Sombrío quiere que el grupo se infiltre de nuevo en las mazmorras del Palacio Brillante de Lalali-Puy, conociendo ya sus rincones podrían dar con la puerta de hierro, según Nibenay allí se encontraba el collar. Debían destruirlo. Sin otra opción el grupo sólo negocia lo que puede, cada uno con sus propios intereses y se dedican a aprovisionarse y descansar por lo que queda del día. Akefalos busca flechas nuevas. Pavek pasa la noche junto al horno de la cocina, Radgar visita los jardines en busca de plantas para producir algunos ungüentos y Lili... A Lili le "sirven" unos cuantos esclavos para que utilice como componentes de sus hechizos y así partir con unos cuantos "recursos" extra. 
Al siguiente día vuelven a presentarse delante del busto de Nibenay a la hora pactada y con nuevo equipo. El Shadow King no se demora y utiliza un poderoso hechizo de teletransportación para enviar al grupo de nuevo a las prisiones del Palacio Brillante. La Diosa del Bosque se encontraba realizando el desgastante ritual para reactiar el collar por lo que las defensas mágicas de su palacio no podrían impedir la teleportación.
Inmediatamente dentro de los túneles intentar reconocer los intrincados caminos que se forman por las raíces del gran árbol. Pavek utiliza un hechizo para localizar el collar, pero las idas y vueltas del laberinto resultan sólo un poco menos confusas.
No tardan en encontrar un grupo de soldados junto a un templario de bajo rango, pero son rápidamente despachados con un fuerte ataque de fuego de Pavek. 
Continúan avanzando por los intrincados pasillos y encuentran un cadáver junto a una pequeña ave psiónica con la que Akefalos entabla relación y aprende sobre el pasado del anterior dueño: el comerciante que yacía muerto junto a Sitak, el ave. Siguen avanzando y Radgar se hace con unas frutas mágicas de la despensa personal de Lalali-Puy, las reparte a todos en caso de emergencia. 
Una grieta en el camino se vuelve un obstáculo difícil para varios zombies de Lili. Los demás pasan fácilmente cruzando una soga. 

El camino parecía relativamente fácil mientras se concentren en atacar y luego preguntar hasta que una gigantesca mole de piedras con forma de humanoide se cruza protector en el camino. Intentan dañarlo pero parece resistir todo ataque físico y no planean gastar recursos mágicos en la mole. Otra vez varios zombies quedan atrás.
Krr’ikk es herido en una trampa de guadañas y Radgar, motivado por el vínculo con el hombre-insecto vuelve a rescatarlo y curarlo con sus frutas mágicas, aún sabiendo que resultaría herido por la trampa.

Finalmente encuentran un pasillo familiar, lo recorren y llegan a la sala de la puerta de hierro. Liquidan rápidamente a los muls guardias. Akefalos intenta abrir la puerta pero una trampa mágica arremete contra él electrocutándolo. Aprendida la lección utiliza su mano de mago mágica para introducir la llave por el otro lado y abrirla desde adentro. Una vez dentro las barreras mágicas que protegen al collar en el altar central de este gigante almacén se disparan. Primero una barrera de fuerza y luego una barrera de llamas se activan cuando Akefalos intenta utilizar su mano mágica para tomar el collar desde la distancia pero al no poder hacerse con el objeto por la barrera de fuerza vuelve a dejarlo en su posición. Es entonces cuando Pavek abre un pequeño portal al plano paraelemental de magma dentro del círculo de fuerza y allí lanza Akefalos el collar destruyéndolo.
Lalali-Puy había sentido la intromisión al moverse su collar pero llega demasiado tarde. La furia se dibuja y cobra dimensiones descontroladas al ver los rostros de burla de los invasores mientras son teletransportados de nuevo al Palacio Menor de Nibenay... Un segundo antes y los liquidaba.
Liliana la profanadora
Pavek es el primero en partir sólo unas horas después de regresar. Con las indicaciones sobre la gema elemental que su Elemental Lord le pidió inicia su propia misión.
Lili pasaría a ser una nueva novia de Nibenay, adquiriendo acceso a conocimientos que sólo un puñado de mortales maneja. Incluyendo la historia nefasta de Athas y la profanación.
Akefalos se encontraría no mucho tiempo después en la ciudad de Tyr siguiendo la pista del enano traidor. Se encontraba cerca de su venganza.


Entre las dunas de Alluvian Sand Wastes un elfo disfruta de su harén en su campamento. Radgar había robado a sus siete novias de distintas tribus formando la suya propia.


domingo, 11 de noviembre de 2018

Tal'Dorei - Sesión 01 (04-11-18)

Un extraño grupo


Westruun había quedado atrás hace unos días. Niquo Koüpper, el viejo enano de la Logia de las Estrellas Divinas... o mejor dicho un administrativo, se encontraba viajando hacia las montañas llevando una carta a Rinthar, el viejo que se encontraba en el Telescopio de las Montañas. Al parecer el viejo Rinthar no ha dado señales hace semanas.

Niquo Küpper
Pavel, el semi-orco que custodia el Observatorio Yuminor donde trabaja Niquo, fue enviado para asegurarse que el enano llegue a destino. El bosque Bramblewood puede ser peligroso a veces y las sombras que proyecta el pico de Gatshadow están llenas de misterios y leyendas de peligros y locuras.
Ghomnir
El camino pronto los llevaría a Ghomnir, un pequeño pueblo de camino a las montañas. Pavel y Niquo atraviesan el pueblo buscando dónde aprovisionarse para lo que queda del viaje y alimentar a sus caballos. El centro de la ciudad está alborotado.
Mientras tanto, en el interior del Bramblewood, Darrath, un hombre-lagarto exiliado, sigue a un grupo de goblins, las sucias criaturas podría arruinar sus terrenos de caza, pero son muchos como para cazarlos por su cuenta. Los rastrea buscando la oportunidad de liquidarlos.


En las cercanías de las tierras de los sangre caliente un grupo de estas horribles criaturas se separa del resto en un extraño carro construido con restos de una caravana saqueada. El grupo es reducido, pero el vehículo los protege. Darrath decide seguirlos buscando una oportunidad. Intenta adelantarse hasta el límite del bosque con el poblado. El carro atraviesa torpemente el bosque y comienza a atravesar los campos que rodean el pueblo.
En el centro de la ciudad el semi-orco y el enano se acercan al corazón del alboroto en la plaza central. Allí encuentran a un monstruo de leyenda, un minotauro, encarcelado, gente alrededor pidiendo la muerte de la bestia y al alcalde discutiendo con un aparente noble sobre qué hacer con él. El alcalde temía que el resto de la tribu de la bestia tome represarías, el noble que comience a atacar o guíe a sus hermanos hasta Ghomnir. 
Inmediatamente Niquo recuerda que la constelación del minotauro se encontraba en ascenso, era un mensaje de las estrellas. Debía hablar con la bestia, por lo que convence al jefe de la guardia a hablar en privado junto a Pavel para "ayudarlo" con el problema de la bestia. 
En las oficinas de las barracas el guardia se muestra preocupado por el destino de la bestia, no sabe qué es lo mejor y comenta que encontraron al minotauro vagando por los caminos y al verlos todo fue muy confuso y termino en un combate y la pérdida de varias vidas humanas hasta que pudieron contenerlo. Niquo y Pavel se ofrecen a llevárselo y quitar el peso de encima de la guardia, lo que resulta tentador. El jefe de guardia accede a ayudarlos. 
Darrath se encontraba ahora atravesando los campos humanos siguiendo al carro que comenzaba a entrar por las calles del pueblo, la gente se encontraba en el centro, junto al minotauro, el carro entra sin problemas y el hombre-lagarto persigue a su presa por los techos del poblado.
El alcalde seguía discutiendo con la gente mientras Niquo se acerca a hablar con la bestia. Al parecer no es tan salvaje pues entiende el común y reacciona de forma extremadamente positiva al escuchar que el enano había leído en las estrellas sobre el encuentro entre ellos dos y antes de poder decidir cómo hacer para llevárselo sin generar caos entre la gente se escuchar un grito. Un humano cae muerto atravesado por un virote. La gente comienza a gritar y huir. Por una de las calles aparece el carro goblin disparando desde una torreta burdamente construida sobre la carreta robada. Es en el momento de esa muerte que Darrath salta sobre la torreta e intenta remover la tapa pero el zamarreo del salto se lo impide. Con la gente dispersándose Pavel y Niquo ayudan al minotauro a romper la puerta de su jaula que es utilizada por el propio monstruo para trabar las ruedas del carro en una jugada arriesgada mientras el vehículo se dirigía directo hacia él. 

Nox carga contra los goblins
El vehículo da una vuelta de campana y ruda sobre sí mismo destrosándose con cada vuelta, goblins, madera y Darrath vuelan por los aires. Con la gente dispersa sólo el extraño grupo hace frente a los goblins. Pavel revienta a masazos dos cabezas de goblins, Darrath le arranca el brazo a uno de un mordisco, Nox primero carga contra un goblin con un cabezazo, luego utiliza las pequeñas armas de los goblins caídos para continuar la matanza. Niquo se mantiene en el fondo y utiliza sus poderes escondidos para lanzar proyectiles de fuego contra sus enemigos. El enano es un mago.
Al terminar la pelea comienza a aparecer de nuevo la gente y la guardia. El grito acusador de "siguen vivos" contra Nox y Darrath desencadena su huida del pueblo. Niquo y Pavel saben que deben seguir al minotauro. Los cuatro huyen hasta el borde del Bramblewood.
Una vez al resguardo de los retorcidos arboles pueden hablar con calma. Nox está en una misión, debe encontrar a alguien que lea las estrellas para encontrar lo que busca. Darrath está protegiendo su terreno de caza. Un pequeño debate lleva a la conclusión de que debían recuperar los objetos que llevaba Nox, sería muy difícil conseguir amas de su talla en otro lado. 
Esa noche se escabullen en el pueblo, Niquo utiliza su magia para hacer una ilusión de un minotauro gigante atacando el granero de comida y Nox hace los ruidos correspondientes. Ambos protegidos desde un lugar seguro. Por su parte Pavel y Darrath esperan a que los guardias se dirijan a la distracción para entrar a las barracas por la parte trasera dónde se encuentra un pequeño patio de entrenamiento. Revisan el lugar hasta encontrar los elementos incautados a Nox. 
Nox recupera sus objetos
La ilusión dura lo suficiente, pero los guardias terminan atacándola desvaneciendo su efecto. Al darse cuenta de la trampa corren de nuevo a sus puestos. Justo a tiempo el semi-orco y el hombre-lagarto corren en la oscuridad de la noche a encontrarse con los otros dos en el bosque.
Ahora sí podían descansar tranquilos. Preparan un campamento, Darrath monta trampas en el camino que marcó el carro al atravesar el bosque y se echan a dormir. En la guardia del hombre lagarto una de las trampas se activa. Un goblin batidor había caído en ella. Darrath lo liquida, lo corre del camino, tapa la trampa y vuelve a alertar al grupo que se estaba despertando por los gritos.

Sabiendo que se acercaba otro grupo de media docena de asquerosos monstruos se preparan para una emboscada. El prime goblin cae en la trampa y Darrath, Niquo, Pavel y Nox se les vienen encima liquidándolos de a uno y sin piedad.

jueves, 8 de noviembre de 2018

Asticlian Gambit - Sesión 29 (27/10/2018)

El Bosque de la Luna Creciente

Radgar deja un rastro
Continúan avanzando por el denso bosque. Radgar va dejando un rastro en caso de necesitarlo a futuro. Akefalos avanza entre la maleza de forma sigilosa y advierte que el grupo se aproxima a una trampa. Grita justo a tiempo para advertir. Unos tentáculos se movían excitados por las presas que estaban por capturar. Una planta carnívora e inteligente ataca con sus tentáculos y espinas desde su camuflaje con el resto de la vegetación.

Una vez perdido el camuflaje la planta es aniquilada por una descarga continúa de fuerza sobre ella.
Con la planta mutante liquidada, Akefalos investiga la cueva. Encuentra un altar con simbología que él reconoce ajena a este mundo, sino de los mundos que él conoce. Haciendo honor a su ascendencia demoníaca urde una trampa para Shanan, quién confiado responde al llamado del tiefling quien aprovecha la oscuridad para degollarlo y entregar su sangre al altar, aún sin la certeza de que la ofrenda sería recibida. El sacrificio valió la pena, Akefalos recibió la bendición, o profanación, de alguna entidad ajena a ese plano. Su nueva fuerza dejaría algunas marcas en su piel, como marcas de ganado. Para cerrar el engaño utiliza un hechizo de taumaturgia para simular el combate con una bestia y convence al resto de que Shanan murió en combate.
Por su parte Lily avanza con su pequeña nueva guardia personal y se encuentra con una cazadora solitaria a la que intenta reducir. Los zombies la superan en número y cuándo esta se ve en desventaja utiliza sus poderes del Sendero para borrar su imagen de la mente de Lili, volviéndose efectivamente invisible para ella y sus esbirros, pudiendo así huir.
Mientras tanto, los demás avanzan con más cuidado por el bosque. Así logran cruzar su camino con el de un Brohg sin llamar su atención y deciden dejarlo seguir su camino. Se encuentran cansados y no es la mejor idea hacer enojar a una de esas bestias de cuatro brazos.
Brohg 
Más adelante otro grupo de esclavos huyendo por lo que, siguiendo en plan de precaución deciden esconderse y dejarlos pasar. Saben que detrás vienen los cazadores, cosa que efectivamente sucede. Jinetes de Crodlus avanzan a toda velocidad sin percatarse del grupo escondido que aprovecha la ventaja. Akefalos salta sobre un jinete arrebatándole la montura. Algunos cazadores siguen, otros se detienen a intentar liquidarlos. Radgar rompe su espada de hueso en uno jinete y junto a Pavek consiguen salir victoriosos y hacerse con unos Crodlus para montar y escapar.
Cazadores montados
No muy lejos Lili utiliza el poder de sus zombies para rastrear a la humana cazadora que había escapado. Por desgracia su grupo de muertos vivos se cruza con Sloths agresivos y varios zombies mueren mientras frenan a las bestias para que Lili continúe en paz si travesía por el bosque.
Sloth Athasiano
Uno de los zombies caídos era quien podía rastrear a la cazadora. Se pierde el rastro.
A pesar de eso, no todo son malas noticias para la profanadora. No mucho después el laberíntico bosque la lleva hasta un extraño árbol de frutos que logra profanar para recuperar algo de su poder mágico. Unos instantes después de terminar el ritual profano uno de sus zombies es atropellado por un jinete. Pavek cae de su montura al chocar con uno de los zombies. El grupo se reúne de nuevo.
Tienen un largo debate sobre el rumbo a seguir, pero elijen dirigirse a Nibenay, la ciudad más próxima ya que volver a Gulg será un suicidio. Dejan atrás algunos zombies para poder entrar en las monturas y continúan por el bosque. 
A lo lejos, ya sin poder camuflarse por los crodlus, son divisados por otro grupo de esclavos que se ofrecen a unir fuerzas pero la negativa de Radgar es tajante y continúan por su cuenta.

Logran juntar algo de agua en un río antes de esquivar a un último cazador fuertemente custodiado por muls y halflings del bosque. Utilizan una táctica inteligente para esquivar el conflicto, y unos cuantos javalinazos que se clavan en la corteza de los árboles que les dan cobertura en su escape.


lunes, 15 de octubre de 2018

Asticlian Gambit - Sesión 28 (13/10/2018)

Cacería de la Luna Roja

Como si no fuesen pocas las presas para la cacería un nuevo recluso es lanzado a la celda. Shanan Fletcher. Inmediatamente muestra sus habilidades de subterfugio desatando sus propias ataduras mientras Radgar ayuda a Akefalos y Pavek usa sus poderes de fuego para destruir la cuerda de pelo de gigante. Así logran estar cómodos para prepararse aunque finalmente deciden ir a dormir para recuperar fuerzas. 

Shanan decide no dormirse y fingir hacerlo. Así ve una escena curiosa. Lili se acerca a Sylos, lo besa en la boca y pasa un rato simplemente al lado de él. Lo que el recién llegado, ni nadie, sabe es que con su beso Lili atacó mágicamente la mente del comerciante matándolo sin causarle heridas para luego reanimarlo como muerto vivo, aunque al no recibir golpes físicos la descomposición no delataría la brujería hasta entada la cacería.
La última vista del palacio, luego de que los saquen de los calabozos en sus raíces.

Al día siguiente un armado y fuerte grupo de soldados muls liderados por dos templarios guían a todos los esclavos hasta el borde del Crescent Forest. Allí se les lee un pergamino explicando que quienes logren huir de la cacería serían libres, pero no podrían volver a Gulg, esa era la misericordia de la Oba, Diosa del Bosque, Lalali-Puy. Se les entregan espadas cortas de distintos materiales, piedra, hueso y obsidiana, aunque Akefalos utiliza su magia de Mano de Mago para robar un arma de mejor calidad. Shanan usa la velocidad de sus manos para también obtener un arma de obsidiana. 

Obsidian Sword
Por su parte Pavek toma su arma sólo para dársela a Radgar, él le dará mejor uso. Inmediatamente al liberarse y tener su daga de obsidiana Lili corre al bosque, seguida de su nuevo sirviente, Sylos el no-muerto. El resto del grupo prepara una emboscada. A esta altura Krr'ikk ya había formado con su baba un arma de su gente. Un chatkcha, un arma arrojadiza fabricada con secreciones secas de la boca del hombre insecto.

Llamando la atención Pavek y Radgar fingen estar heridos al escuchar un grupo de cazadores cerca atrayéndolos. Mientras Krr'ikk, Shanan y Akefalos esperan en los árboles. Al llegar el noble con su escolta personal es rápidamente reducido, las espadas de Radgar atraviesan de a uno a la guardia además descubren que los ataques de fuego de Pavek no afectan a Akefalos por tener una resistencia natural a este elemento. Por fortuna para el clérigo, el desdichado noble traía el escudo que le habían robado a él al meterlo preso. Mientras Lili, seguida de su ciervo sube a una colina para tener una mejor vista de lo que parece un bosque infinito.
Mientras los otros avanzan por el bosque. Llegan a un pequeño estanque de agua y Akefalos intenta beber pero es atacado por una monstruosidad acuática.
Demonio de cisterna
La bestia atrapa en sus fauces al Tiefling, inyectándole su veneno. Pavek inmediatamente lanza sus flamas sabiendo de la resistencia de Akefalos. La bestia se ve ahuyentada por los ataques. La bestia no tarda en caer y Akefalos es recuperado. Continúan explorando el bosque.
Lili se encuentra, para su fortuna con lo que cualquiera consideraría un asco, más para ella era un tesoro. Ocho cadáveres de cazadores bien armados...


miércoles, 26 de septiembre de 2018

Asticlian Gambit - Sesión 27 (05/09/2018)

Traición

La emboscada estaba preparada. Pavek también se uniría a Susk, Radgar y el esclavo Atcanor para atrapar al enemigo de Taibo. Radgar esconde sus armas, Atcanor prepara la reunión con el templario y Susk espera escondido en el denso y oscuro bosque.
Templario rival
El noble intenta usar el sendero para borrar su imagen de la mente del templario para emboscarlo pero un error de cálculos desencadena un combate. Atcanor sólo atina a traicionar a los que deberían ser sus nuevos señores lo que sólo acorta a unos segundos el resto de su vida, Radgar tomó las espadas de hueso que traía Susk escondidas y acabó con él. El combate se desata ferozmente y el templario hace sentir él solo contra los tres por qué son tan temidos. Tal es así que la mente de Radgar se ve dominada por el templario haciendo que ataque a su empleador, Lord Susk utiliza el sendero para borrarse de a ratos de la realidad. Finalmente, ya muy agotado, el templario lanza un rayo desintegrador contra Pavek que se ve disipado inmediatamente. La mismísima Lalali-Puy aparece en escena, ella había disipado el rayo y se acercaba con intenciones de capturar a quienes atacaban a su servidor. 
Susk contempla desde un lugar seguro como se cierra su portal
Es allí que Susk ve su estadía en Gulg terminada, debía escapar. Al instante de volver a aparecer en la realidad utiliza su Voluntad para abrir un portal y huir, dejando atrás a sus súbditos que caen presos de la Reina Hechicera.

Lily, Radgar y Pavek despiertan simultáneamente en la corte de Oba, la Diosa del Bosque. La reina exige explicaciones. ¿Por qué le habían faltado el respeto con ofensas siendo que ella los había acogido? Ante la burla y los ataques verbales de la corte sólo Lily, que habría aprendido algunos modismos y etiqueta gulguiana logra algunos segundos para intentar explicarse. Pero nada parece convencer a Lalali-Puy. Son enviados a los calabozos. 
Son escoltados hacia su calabozo bajando por el árbol que sostiene el palacio hasta llegar al nivel del suelo dónde la construcción comienza a seguir las caprichosas formas de las gigantes raíces del árbol.
Un punto en particular de este camino llama su atención. Una, pesada en apariencia puerta, custodiada por dos Muls particularmente grandes, fuertes, rabiosos y con armaduras de metal, algo que nunca habían visto bajo el sol carmesí, pero quizá bajo tierra en la protección de palacio si era concebible. El costo de esas armaduras sería incalculable.
Ambos guardias insultan a los presos y les hacen bajar la mirada inmediatamente. Lo que había tras esa puerta no era asunto suyo. Su paseo termina al llegar a su celda. "Descansen, mañana tienen un día agitado" es lo único que les dice uno de los guardias al ingresarlos a su celda. Allí conocen a los otros reos del lugar.

Sark, es un halfling renegado, les comenta sobre la Cacería de la Luna roja, al parecer se llevaría a cabo al día siguiente y los nobles competirían sobre quién puede cazar más esclavos. No planea unir fuerzas con el grupo pues siendo él del bosque los demás lo retrasarían. Krr'ikk es un thri-kreen guerrero que enseguida se comunica con Radgar, quien habla su idioma kreen. La mente del hombre insecto sólo acepta la vida como parte de una manada, por lo que el elfo establece un vínculo inmediato con el thri-kreen. Una elfa prisionera se niega a entablar relación con el grupo, está convencida de que su tribu la intentará rescatar y ni siquiera revela su nombre. Akefalos es un mutante extraño, que insiste en unirse al grupo. Su apariencia no se parece a la de nadie en Athas, pero tampoco nadie conoce todos los tipos de mutantes del desierto, aunque los cuernos que crecen desde su frente son desconcertantes. 
Akefalos
Dos humanos completan el contingente, uno es un gordo comerciante debilucho, Sylos de la casa Kulik, que no para de maldecir pues no prevé sobrevivir a la cacería. Finalmente Semponius Asticles, que al igual que la persona que encargó en primer lugar hacer el envío a Lalali-Puy dice pertenecer a la familia Asticles de Tyr y afirma que Mingon es un impostor y no pertenece a su familia.

domingo, 16 de septiembre de 2018

Asticlian Gambit - Sesión 26 ½ - Fecha incierta

Desventuras

Lily recibe por parte de un mul esclavo las ropas finas que había pedido. Mientras el mul deja la ropa y comienza a enumerar los horarios de almuerzo, cena, etc. La mujer lo llama desde la tina para que el esclavo la seque...
Luego de descargar tensiones Lily viste sus nuevas ropas y se prepara para explorar el palacio. Una reina hechicera deber tener los secretos de su poder en alguna parte. La profanadora pasea por los pasillos llenos de plantas, adornos y pequeños jardines aquí y allá.

Lily con sus ropas limpias
Intentando seguir los pasillos poco transitados Lily ve a la distancia una puerta custodiada por dos guardias musculosos, un mul y un  humano, y a un templario entrar, al momento de abrir la puerta ve algo que creía imposible. Por lo que decide: debe entrar ella también allí. Sólo cree lo que le dicen sus ojos porque es la casa de una Reina Hechicera.
Lily se acerca a los guardias y habla con el humano preguntando cómo ubicar al mul que le había traído las ropas y luego pregunta qué están custodiando, vuelve a recibir una negativa justo cuando el templario está saliendo. La maga intenta persuadir al templario para que la deje entrar, éste se niega con seriedad a lo que Lily responde siguiéndolo e insistiendo. Cuando el templario está por lanzar su conjuro de alarma Lily utiliza su contraconjuro para evitarlo y luego un beso de control con lo que logra dominar al templario y usar su ayuda para ingresar. Primero averigua que los pergaminos que vino a buscar el templario eran sobre algún tipo de sacrificio ritual.
Una vez dentro Lily comienza a investigar, el lugar está lleno de velas pues no hay ventanas. Hay incontables estanterías llenas de rollos de pergamino, libros y demás objetos que en manos civiles desencadenarían ataques a muerte inmediatos por parte de los templarios o guardias de la ciudad.


Luego de juntar algo de información, toda la que pudo por la duración del control sobre el templario, da una última orden. Que el templario use un hechizo sobre si mismo para olvidar estas últimas horas. Y como si nada Lily vuelve a su habitación. 
En su habitación es sorprendida por la mismísima Lalali-Puy enojada por haber retrasado a su templario que mandó especialmente a buscar pergaminos. Lily no tiene nada que hacer contra los poderes de la Oba y cae inconsciente. 

Por su parte Radgar explora el palacio, robando algunas chucherias. Luego se dirige a la despensa dónde conversa con varios esclavos. La mayoría habla sobre la tensión entre Gulg y Nebenay, algunos están seguros de que la Reina Hechicera tiene la fuerza para salir victoriosa, otros tienen miedo del poder del Rey de las Sombras de Nibenay. Un esclavo particularmente cansado le comenta que ha estado trabajando de más en los preparativos de la Red Moon Hunt. 
Más tarde el elfo toma una flor de un pequeño jardín, no sin antes tomar otras hierbas para sus ungüentos, para intentar cortejar a una humana e intentar "las maneras no élficas". Tras deambular por los pasillos se topa con una gran galería llena de mujeres guerreras en tareas artesanales. 

Guerreras de Gulg
Radgar busca a la más joven y comienza un suave diálogo comenzando al entregar la rosa a la guerrera. Tras hablar superficialmente sobre las telas, colores y demás sobre los trabajos de tejido que realiza Alana, la guerrera más joven. En la charla aprende algo más sobre la cacería de la luna roja: tiene algo que ver con nobles y sólo pueden asistir con invitación.

Luego de escapar, Susk buscar a otro Templario más dado a la diplomacia. Taibo lo recibe en su choza en las ramas más bajas del árbol que también sostiene el palacio de Lalai-Puy.

Taibo, el templario
Susk se presenta como un noble de Tyr e intercambia un diálogo. Taibo se muestra curioso por la reciente prohibición de esclavitud en Tyr y Susk le comenta que es por eso que busca nuevas alianzas y oportunidades, para recuperar poder.
Así ofrece sus poderes cómo telépata al servicio de Taibo que le comenta que sospecha que Atcanor, uno de sus esclavos está planeando una revuelta.
Así Susk simula una inspección de esclavos, haciéndose pasar por un comprador de esclavos inspecciona tanto visual como mentalmente de forma disimulada cinco esclavos entre los que destacan un fornido esclavo preocupado por haber matado a golpes a Flux, otro esclavo, y Atcanor en el cual ve sospecha y forzando leer más sus pensamientos descubre que no sólo está planeando una revuelta para escapar, sino que también tiene ayuda de un templario con el cual tiene reuniones nocturnas en el bosque.
Típica escena gulguiana
Con esta información intenta negociar con Atcanor, sólo una palabra de Susk y matarían al esclavo, así lo convence para que ayude a su causa.
El noble de Tyr vuelve con Taibo y le plantea tomar a ambos esclavos como pago y que además se encargaría del templario enemigo a lo que el gran Taibo acepta. Así se pone en contacto con Radgar y ambos van a buscar a los dos esclavos. El camorrista es vendido como gladiador en el mercado.
Susk se hace con unas monedas por el gladiador

Asticlian Gambit - Sesión 26 (01/09/2018)

Gulg

El viento seguía soplando, la mul había muerto y el deslizador de arenas seguía moviéndose. Radgar inmediatamente intenta descifrar como se utiliza este extraño vehículo. Sus años corriendo en el desierto no le ayudan mucho a entender el moviemiento en el mar de polvo. Pavek no pierde tiempo y comienza a sanar heridas mientras Lily y Lord Susk tienen una charla, intentando maquinar una forma de robar el cristal comunicador. 

El deslizador retorna a Altaruk
Tras maniobrar un poco más y recibir la ayuda de Pavek, Radgar consigue dirigir el vehículo de nuevo a la ciudad amurallada de Altaruk. Allí los esperaba Arisphistaneles junto a contingente de guardias. No confiaba en Lord Susk y su extraña guardia personal. 
El noble Tyriano intenta hacer creer al gobernante local que otra gema que él poseía es el cristal robado, pero no logra engañar con su truco psiónico a Arisphistaneles. La charla se vuelve tensa y el grupo está agotadísimo. Toman sus cosas, venden unos crodlus y compran agua, comida y un mapa para poder llegar por sus medios a Gulg.
Comienzan su travesía por el accidentado terreno rocoso alrededor de Altaruk y deciden descansar fuera de la ciudad por miedo a la represaría de quienes casi son estafados por ellos, pero no muy lejos por miedo a no tener su protección. Intentan en vano abrir el cofre de Lalali-Puy pero no logran forzar las cerraduras y la presencia de magia los hace dudar de que sea una buena idea. Agotas ya pasan la noche y comienza un nuevo viaje a la mañana siguiente.
Los días pasan sin muchos inconvenientes. Pavek los mantiene cálidos en las frías noches, Radgar guía las marchas durante el día, Lily se mantiene algo distanciada de los demás que encuentran sus poderes algo turbios y Susk se dedica a dar órdenes y preguntar cuánto faltaba para llegar.
Para bien o para mal en el viaje surgen alguna diversión, como una emboscada por un Tornado de Arena.

La criatura comienza usando sus poderes psiónicos para crear un tornado que apresa más y más al grupo, empujándolos hacia su boca. Agarrándose de la carreta volcada aunque cegados por la arena logran evitar caer en sus fauces... Menos Pavek que cae dentro del sistema digestivo del monstruo del desierto. Sin dudarlo un segundo comienza a estallar en llamas, no sin antes invocar la protección se su Lord Elemental para protegerse de sus propios ataques. Una vez que identifican que la amenaza es una criatura viva destruirla es cuestión de tiempo y coordinándose logran hacerlo sin mucho problema. 

Mogadisho
Al siguiente día llegan a las cercanías del Fuerte Kalvis, pero deciden esquivarlo para evitar más problemas.
Días después, cuando el bosque de Gulg se ve a la distancia, un contingente de guerreros de la ciudad montando crodlus y liderados por Mogadisho, un templario arrogante y petulante, los alcanza y escolta directo a entregar el cofre. 


La ciudade Gulg no se parece a nada que hayan visto en Tyr o el desierto de dunas. Humanos de tes oscura, casas de barro y paja con formas redondas y muchísima vegetación. No tienen mucho tiempo para explorar ya que son llevados de inmediato al templo de Lalali-Puy, un gigante palacio blanco y brillante sobre las ramas más altas de un todavía más grande árbol. Ingresan por una arcada adornada en la base del árbol y suben por escaleras en formas de espirales hasta llegar a la sala dónde la Reina Hechicera da audiencias. 
Típica vista de Gulg
La Reina Hechicera de Gulg, la Oba, Diosa del Bosque, no tarda en exigir su envío que es tomado por varios esclavos muls. Ignorando todo lo demás la mujer abre el cofre y con los ojos extasiados retira del interior un collar que pone sobre su cuello al instante.
El Collar
Una vez con el collar en su poder, Lalali-Puy se muestra interesada en los nuevos visitantes así que los invita a hospedarse en su palacio y disfrutar de todas las comodidades de sus instalaciones mientras dure su estadía en el lugar.
Oba, Diosa del Bosque, Lalali-Puy la Reina de Gulg
A cada uno se le asigna una habitación y son llevados por esclavos muls a sus aposentos para descansar. Luego de eso cada uno intenta recorrer el gigante palacio por su cuenta, buscando algo de interés. 
En un desolado pasillo Lord Susk busca algún noble o templario con el que forjar una alianza comercial. Así es como se encuentra de nuevo con Mogadisho, el sumo templario. Lamentablemente las intenciones del templario son poco diplomáticas y reta, casi sin mediar palabras, a combate marcial a Susk, El noble, en su escape logra, psiónicamente, saber un poco más sobre las intensiones de Mogadisho: el templario está celoso de la atención que recibieron los visitantes de la Reina y quiere probar que sólo él merece su atención mostrando que es el único digno, de la forma que el entiende se demuestra eso: en combate marcial. Posiblemente el templario podría haber usado su magia para terminar con la vida de Susk, pero al empecinarse en esto el noble logra escapar.
Vista de Gulg desde las alturas del Palacio
Por su lado, Pavek sabe que es una oportunidad única para llenar su estómago de la más deliciosa comida sólo reservada para nobles y se dirige, pidiendo indicaciones, a la cocina. En el camino se cruza con un insoportable halfling bufón con la cara pintada y haciendo ruidos molestos con sonajeros que empieza a presionarlo al grito inquisitivo de: "¿qué clase de animal horrendo eres tú?"
Cuando las cosas se ponen un poco violentas el halfling huye y el clérigo puede, finalmente llegar a la cocina a disfrutar de la más deliciosa comida. 
Bufón